Mediaset Españatelevisión

Contar la verdad para seguir viva y alzar la voz ante el terrible fallo en la prensa rosa española

0
telecinco.es

El 21 de marzo Telecinco daba inicio a la emisión de la serie documental “Rocío, contar la verdad para seguir viva” en donde Rocío Carrasco, después de estar callada por muchísimo tiempo, narró lo que ha significado para ella la unión y separación con su expareja Antonio David Flores, la desunión con sus hijos Rocío Flores Carrasco y David Flores Carrasco, la presión mediática y social de la que ha sido víctima y todo el proceso judicial y psicológico que ha tenido que enfrentar.

La docuserie producida por La Fábrica de la Tele para el grupo Mediaset España ha tenido una gran repercusión en redes sociales, tanto que durante semanas se ha convirtió en tendencia nacional en Twitter por el debate generado entre las personas que le han creído a Rocío Carrasco, ofreciéndole su apoyo, como por los que al contrario no se creen nada de lo relatado y le han ofrecido respaldo a su exmarido e hijos.

Según informaciones suministradas en el propio programa, emitido todas las semanas en el horario prime time de la cadena, ha sido significativo el aumento de las consultas y denuncias en los servicios de atención a víctimas de violencia de género que ofrece el estado. Uno de los detonantes de la historia aquí contada fue el intento de suicidio que el 5 de agosto de 2019 realizó la protagonista.

Ahora bien, detrás de toda esta historia compuesta de 13 capítulos (incluyendo el episodio 0) y dos entrevistas realizadas a Rocío Carrasco, en el plató del debate, aún queda mucha tela que cortar, muchos hilos por mover e incluso muchas piezas por zarandear después de quedar evidenciados los fallos en los procesos que imparten justicia y el gravísimo error que se ha cometido en la prensa rosa al darle metraje en los periódicos y revistas y minutos de televisión a testimonios y delicadas acusaciones sin tener pruebas.

¿Hasta dónde se puede llegar por tener una “primicia”, una “exclusiva»? ¿En qué momento se pierde el código de ética del periodismo?  ¿Dónde queda la responsabilidad de los medios de comunicación cuando les dan cabida a las personas para enjuiciar y condenar a otras sin ninguna evidencia que respalde lo que dice?  ¿Acaso cualquier puede atravesar la línea que separa el show de la realidad?

post image
Fuente: telecinco.es

Más allá de que se crea o no, a un u otro alegato, los medios están para informar, educar y entretener, para los juicios están los juzgados. Como periodistas, estamos para investigar, contrastar y mostrar, nos guste o no, la verdad de las cosas y no se trata de ser objetivo, porque efectivamente somos sujetos, pero si es nuestro deber como profesionales mostrar de una manera veraz y equilibrada las evidencias de lo que sucede.

Como productores audiovisuales estamos en la labor de crear contenido y que sea el público quien decida que ver, que no, que creer y que no. Las opiniones son libres e incluso son un derecho colectivo, pero se debe ser muy responsable con lo que se dice y más si cuando eso que expresas puede afectar de una manera negativa a otro individuo.

¿Nos hemos acostumbrado a consumir sensacionalismo y amarillismo? Los “tubazos” (primias / exclusivas) han cambiado desde que existen las redes sociales. ¿Los medios realmente harán autocrítica, corregirán su fallo y serán promotores de un mejor periodismo de entretenimiento? De no hacerlo, lo que en este documental se ha denunciado habrá caído en saco roto. Basta ya de buscar el like a costa de lo que sea, cuando no hay contenido real eso es efímero, superficial, no hay nada mejor que captar a la audiencia, lectores y espectadores que con un contenido bien estructurado, formado, de calidad.

¿Qué hubiese pasado en el mundo mediático si Rocío Carrasco hubiese acabado con su vida? ¿Se hubiese generado la competencia por ver quien tenía el titular más tendencioso?  ¿Por qué contar solo una versión de los hechos y estirar el chicle siempre y cuando diera rentabilidad?

Ahora, sería ideal escuchar la versión de Rocío Flores Carrasco, de David Flores Carrasco (de ser posible), e incluso de Fidel Albiac, actual marido de Rocío Carrasco, de Antonio David Flores y su mujer Olga Moreno, quienes son los que han estado directamente vinculados en toda esta historia, que cuenten lo que han vivido, lo que han sentido, como les ha afectado o beneficiado todo lo sucedido, que muestren pruebas y que sea el público quien decida lo que quiera creer.

Repito, nosotros los que nos dedicamos al universo de las comunicaciones estamos para eso, para mostrar todos los vértices de un hecho y que se generen múltiples matrices de opinión. La culpabilidad y el enjuiciamiento para los que les corresponda, que también tendrán que hacer una evaluación exhaustiva de los aciertos pero sobre todo de los fallos que han tenido es su procesos.

¿Cuántas personas quieran poder tener al alcance esos altavoces para ser escuchadas, atendidas e incluso salvadas? Basta ya también del estigma social que se tiene de las personas que padecen de enfermedades mentales. ¿Por qué no hablar abiertamente del suicidio, de la depresión, de la ansiedad? Lamentablemente es una realidad y un enemigo silencioso que ataca a millones de personas en el mundo. La ignorancia surge del desconocimiento y ahí los medios también tienen la gran labor, la de informar.

Son más, de las que creemos, las personas que están atrapadas en crisis depresiva, nadie quiere ni decide estar mal, por desgracia hay hechos en la vida que se escapan de las manos que ni se saben gestionar, ni se tienen las herramientas necesarias para enfrentarlos, por eso la necesidad tan importante de las terapias y ayuda de los profesionales.

post image
Fuente: telecinco.es

La Fábrica de la Tele hizo su trabajo, que te pueda gustar o no ya es otro tema, ahí está para el dominio de quien pueda y quiera verlo, de todo se puede sacar un aprendizaje y esta no es la excepción. Para poder opinar hay que indagar, echarle un vistazo, habrá quien se quede con todo, con algunas cosas o con nada, ya ahí entre el criterio personal de cada quien. La tele está para hacer tele, pero con ética, responsabilidad y profesionalidad, ya para otras cosas están otras instancias

Queda aún muchísimo por hacer, mucho por desaprender y volver aprender de una mejor forma, de una manera que realmente sirva y sea de provecho para el bienestar colectivo, el cambio debería generarse ahora mismo, es hora de recuperar y hacer mejor periodismo con el que se le pueda ofrecer a quien nos lee, ve y escucha productos de calidad.

Que los que opinen sean otros mientras que nosotros, los periodistas, productores, directores, regidores, redactores, guionistas, todo el gremio que abarca la comunicación social seamos profesionales haciendo lo que sabemos hacer y para lo que nos hemos preparado.

Carlota & Raúl ganan The Dancer: El Challenge

Previous article

Lockout Media presenta el evento ‘Lockout Talks’: conversaciones dónde la cultura sí importa

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up