RTVEtelevisión

«Una montaña rusa de emociones» en el sexto programa de MasterChef.

0

Tras la pasada eliminación de Alicia, volvemos una semana más a las cocinas de MasterChef.

A mis ya habituales y queridos lectores, os doy la bienvenida una semana más. Y aquellos que se unen hoy por primera vez a la familia de #ComentandoMasterChef, que se preparen para repasar los mejores momentos, los peores, los más comentados y todo lo que se debe saber para estar al día en #MasterChef.

3, 2, 1… ¡COMENZAMOS!

PRIMERA PRUEBA.

Los aspirantes de esta edición de MasterChef, han demostrado a lo largo de estas semanas lo mucho que les cuesta funcionar al 100% en equipo. Por este motivo, anoche los concursantes cocinaron por parejas, muy dispares y aparentemente caóticas. Las parejas (que escogieron los miembros del jurado) eran las siguientes:

  • Arnau y Jiaping
  • Ofelia y María
  • Pepe y Meri
  • Dani y Toni
  • Fran y Amelicious

Cada pareja, tuvo que preparar cuatro tapas de diferentes países como Italia, España, México, Marruecos, China y Japón. Dani fue quien eligió los países para cada pareja por ser el mejor en la última prueba realizada. Las parejas cocinaron por relevos, y fueron ellas quienes escogieron con que ingredientes cocinarían. También fueron ellos quienes decidieron el orden y el tiempo de los relevos. Para esto, contaron con la visita del panadero Jordi Morera, quien les aconsejó para realizar un pan casero que acompañó a cada tapa. Para realizar todo esto, los aspirantes contaron con 75 minutos de tiempo.

Esta no fue la única visita que recibieron los aspirantes de MasterChef. Y es que, para ayudar a los aspirantes en esta primera prueba, Anabel Alonso y Bibiana Fernández (las ya conocidas como «Las Retales») entraron en las cocinas y participaron juntas en la prueba. Ambas, demostraron que los polos opuestos se atraen, y no hay impedimentos que valgan a la hora de trabajar en equipo dentro del concurso.

Todas las parejas empezaron muy desorganizadas, nerviosas, con prisas, caos y mucho desorden. Los habituales en MasterChef, somos conocedores que lo más importante en pruebas como esta, es la organización y la compenetración. Algo que no todos supieron hacer y no dejaron sus problemas personales entre ellos de lado. En lo que llevamos de concurso, los aspirantes de MasterChef siguen sin tomárselo en serio y tienen mucho cachondeo encima. Es normal que luego los resultados del trabajo realizado sea tan malo. En ocasiones, no sé si estoy viendo MasterChef o otro programa, por que lo visto anoche fue bastante decepcionante y se distinta mucho del tipo de programa al que nos tienen acostumbrados.

Con todo esto, el resultado de la prueba fue el esperado. Las parejas que supieron compenetrarse, sacaron unos platos acorde a su trabajo. Aquellos que no supieron tomárselo en serio, se lo tomaron todo a risa, y se esforzaron cero o nada, sacaron unos platos malos y vergonzosos. Tras despedir a «Las Retales» y deliberar, el jurado eligió a Amelicious y Fran como la mejor pareja de la prueba. Y de entre ellos dos, ellos mismos tuvieron que elegir al mejor y Fran decidió que fuese Amelicious.

 

PRUEBA DE EXTERIORES.

Tras el cocinado y los resultados anteriores, los aspirantes viajaron al Mercat de Sant Antoni (Barcelona) para realizar la prueba por equipos.

En esta prueba, los concursantes recibieron la visita de Oriol Castro y Mateu Casañas, quienes enseñaron a comprar de manera sostenible y diseñaron el menú que más tarde cocinaron los aspirantes para 80 comensales y en 170 minutos.

Para formar los equipos, el jurado nombró a Amelicious y Fran como capitanes por ser los mejores en la prueba anterior. Ellos, fueron quienes escogieron a los miembros de sus respectivos equipos. Tras mostrarles los tres entrantes y el postre, Amelicious escogió el equipo azul por ser la mejor en la prueba anterior (dos entrantes) y por tanto, Fran se quedó con el equipo rojo (un entrante y el postre).

Así pues los equipos quedaron de la siguiente manera:

Equipo rojo: Fran (capitán), Arnau, María, Dani y Meri.

Equipo azul: Amelicious (capitana), Ofelia, Pepe, Toni y Jiaping.

Para el cocinado, los aspirantes tuvieron que cocinar con comida limitada y energía en sus electrodomésticos, limitada.

Como ya es costumbre en la prueba de exteriores, Pepe y Jordi compitieron para elegir equipo. En esta ocasión, fue Jordi quien ganó y eligió el equipo azul.

A lo largo de esta prueba, vivimos momentos de tensión entre los equipos. El tener la comida y la energía justa creó en los aspirantes una especie de atmósfera de tensión mezclada con algo de concentración y un poco de interés.

Los equipos empezaron la prueba perdidos, desorganizados y desconcentrados. Pero con la ayuda del jurado y los chefs, pudieron reconducir el cocinado y poco a poco consiguieron sacar unos platos dignos y decentes, eso sí, los sacaron al límite de tiempo. También es importante recalcar el buen trabajo realizado por los capitanes, que han dado todo de si por reconducir el cocinado.

Finalmente fue el equipo azul quien se alzó con la victoria de la prueba, y por tanto, los aspirantes de este team se libraron de la prueba de eliminación. Y de entre todos los aspirantes, Fran fue escogido como el mejor aspirante de la prueba.

PRUEBA DE EXPULSIÓN.

Tras perder en el cocinado anterior, Fran, Arnau, María, Dani y Meri fueron elegidos como los delantales negros en la noche de ayer.

En este último reto de la noche, los aspirantes cocinaron en dos fases.

En la primera, debieron demostrar a los jueces que sabían realizar a la perfección tres técnicas de cocina básicas: gratinar, cocción al vapor y cocción al vacío. En tan solo 30 minutos, los aspirantes tuvieron que realizar un plato con los ingredientes que tenían escondidos bajo las campanas y usando obligatoriamente una de las tres técnicas.

Como Fran fue el mejor en la prueba de exteriores, tuvo el privilegio de elegir el primero a uno de sus compañeros con el delantal negro y puesto que nadie escogió a Meri, esta tuvo que cocinar directamente en la segunda fase. Pero tuvo un privilegio, escogió con qué técnica debía cocinar cada aspirante. 

Tras la deliberación, el jurado decidió que el aspirante que mejor lo hizo durante este cocinado fue Dani. Por eso se libró de seguir cocinando y subió a la galería.

En un giro trepidante de guion, dos aspirantes que se quedaron a las puertas del programa tras dar positivo en COVID, entraron por primera vez a las cocinas de MasterChef para intentar incorporarse a la competición.

La segunda fase y, por lo tanto, la última prueba de la noche, consistió en la realización de un plato libre usando otra técnica que les escogió Luna, ex aspirante y finalista de «MasterChef 8».

Así pues, tras un intenso pero corto cocinado, los aspirantes presentaron sus platos al jurado. Y estos, tras deliberar, decidieron que José se uniera al resto de participantes y se convirtió en concursante oficial de «MasterChef 9».

En lo referente a los delantales negros, María se convirtió anoche en la sexta aspirante en abandonar las cocinas de MasterChef y colgar el delantal.

Nos vemos la próxima semana aquí, en #ComentandoMasterChef.

¡Cuídense y quiéranse mucho!

 

Alexity ya tiene a sus dos semifinalistas para la Gran Final

Previous article

Supervivientes 2021 – Valeria no merece su eliminación

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up